¿Quién no ha sentido en algún momento de su existencia la llamada de la naturaleza, sin importar el lugar, la gente que te rodea o los coches que pasan? ¿Quién no ha tenido un furtivo encuentro con su amado entre la sal marina y los crustáceos playeros,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.