Este exótico pingüino amarillo es un excelente nadador, pudiendo desarrollar velocidades de entre 5 y 10 kilómetros por hora. Su extraña manera de caminar, consiste en deslizarse sobre sus vientres como por un tobogán.

Se aparean con una sola pareja por temporada (son monógamos), y luego comparten la incubación y crianza de los pichones, aunque, a diferencia de otras variedades de pingüinos, las parejas no son de por vida, ya que, alrededor del 70% cambiará de pareja en el próximo apareamiento. Además, posee características especiales respecto de otras variedades de pingüinos, como, por ejemplo:

Avistamiento de un inusual pingüino amarillo

Ejemplar leucístico (der.) y a su lado uno de plumaje habitual | Fotografía de Yves Adam

En la inhóspita isla de Georgia del Sur, en la zona antártica, se congregan durante la temporada reproductiva, colonias de hasta 200.000 aves. El fotógrafo belga Yves Adams, relató en su blog que observó entre la multitud de aves, una que le llamó la atención, dado que, tenía un cuerpo de color crema, una melena de plumas en un tono limón y el pico de color marfil.

Normalmente, sus congéneres tienen plumas negras, un destello de color naranja en sus picos y plumas amarillas que ornamentan su cabeza y su cuello. Según relata Yves Adams: «Para nuestra sorpresa, nadaron hacia nosotros durante unos minutos, tuvimos mucha suerte y me sentí contentísimo por tener estas condiciones para tomar fotos» (sic).

A qué se debe su especial coloración

El pingüino leucístico de espaldas | Fotografía de Yves Adam

La experta en pingüinos Dee Boersma, apodada la «Jane Goodall de los pingüinos» por The New York Times es profesora de la cátedra Wadsworth Endowed in Conservation Science en la Universidad de Washington y copreside el Grupo de especialistas en pingüinos de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, explica: «el término adecuado para el ave de plumaje amarillo es leucismo, una mutación genética en la que el animal es mayormente blanco, pero produce algunos pigmentos».

Además, agregó «La carencia de pigmento difiere entre individuos, pero en general parece que los han sumergido en lejía». (sic)

Un raro ejemplar

Daniel Thomas, ornitólogo y experto en la pigmentación de los pingüinos en la Universidad Massey de Nueva Zelanda, coincide con Boersma, y manifiesta que difiere del albinismo, que es la carencia total de melanina, ya que, existen dos tipos diferentes de melanina: la eumelanina y la feomelanina. Esto significa que, el ave todavía solo produce feomelanina, algo común en aves leucistas.

A su vez Dee Boersma dice que, en sus 38 años estudiando pingüinos, nunca pudo avistar un pingüino amarillo, siendo contados los animales con esta característica que pudo ver a lo largo de su carrera como investigadora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.