Un infarto

Algunos de los signos que aparecen hasta un mes antes son evidentes: dolor en el pecho o abdominal, dificultad para respirar, palpitaciones, disminución repentina de la presión arterial y pérdida de conciencia.

El infarto avisa cuatro semanas antes

Aparte de los síntomas evidentes –palpitaciones, dolor de pecho…–, hay otras señales, como el dolor de espalda o las náuseas, que pueden anunciar mucho antes el ataque.

Solemos relacionar el paro cardiaco con algo súbito, que no da síntoma alguno hasta el momento en que, fatalmente, se produce. Sin embargo, no siempre es así.  El cuerpo puede avisar durante las semanas previas de que algo no marcha bien y lo hace de muchas maneras, según pudieron comprobar investigadores del Instituto del Corazón del Cedars-Sinai, en Los Ángeles (EE. UU.).

Algunos de los signos que aparecen hasta un mes antes son evidentes: dolor en el pecho o abdominal, dificultad para respirar, palpitaciones, disminución repentina de la presión arterial y pérdida de conciencia.

El infarto avisa cuatro semanas antes

Aparte de los síntomas evidentes –palpitaciones, dolor de pecho…–, hay otras señales, como el dolor de espalda o las náuseas, que pueden anunciar mucho antes el ataque.

Solemos relacionar el paro cardiaco con algo súbito, que no da síntoma alguno hasta el momento en que, fatalmente, se produce. Sin embargo, no siempre es así.  El cuerpo puede avisar durante las semanas previas de que algo no marcha bien y lo hace de muchas maneras, según pudieron comprobar investigadores del Instituto del Corazón del Cedars-Sinai, en Los Ángeles (EE. UU.).